Make your own free website on Tripod.com
LETRAS DE ULTRAMAR


LETRAS DE ULTRAMAR: ¿PANACEA O ESTRATEGIA POLÍTICA?
                                                         Por Raquel Virginia Cabrera

El  Comisionado Dominicano de Cultura en Estados Unidos, dependencia de la Secretaría de Estado de Cultura de la República Dominicana, ha publicado en su portal en Internet,http//www.comisionadodecultura.com, las bases del concurso Letras de Ultramar. En las cuales se convoca a escritores dominicanos con al menos tres años de residencia en el exterior.  

Hay que resaltar que debido a las denuncias de varios escritores por las violaciones cometidas por la Secretaría de Estado de Cultura, a las bases de los Concursos Anuales de Literatura 2004-2005 en la República Dominicana; el comisionado se ha detenido a elaborar unas bases en las cuales pretende reestablecer la confianza perdida, para así poder  atraer la participación de los escritores en el exterior, luego del descrédito que los concursos organizados por la  Secretaría de Estado de Cultura se han ganado.

El elemento de participar con pseudónimo y el de que los empleados del comisionado no podrán participar, son en verdad elementos positivos en las bases de este nuevo concurso,  gracias a las críticas y denuncias.  Sin embargo, es muy importante que si en verdad el Comisionado que funciona como dependencia de la Secretaría de Estado de Cultura,  está realmente interesado en ganar credibilidad en este concurso, se abstenga a cumplir su papel de entidad organizadora y  que no se autoincluya como parte del jurado.  

Otro punto a poner atención es el hecho de que se ha decidido premiar una sola modalidad y un solo ganador por año. Al parecer, el presupuesto designado para todos los géneros literarios, será utilizado para premiar un género diferente cada año.  Lo cual beneficiará a un escritor dominicano en el exterior con el monto metálico de $5,000 dólares y la publicación de la obra ganadora.  No obstante, tiene la gran desventaja de que los escritores de un determinado género tendrán sólo la oportunidad de participar cada cuatro años.  Además que como solamente hay un ganador por año y no múltiples ganadores de los diferentes géneros; sólo un escritor se beneficiará de la  publicación de su obra cuando podrían beneficiarse al menos cinco escritores anualmente en los géneros de ensayo, cuento, novela, poesía y teatro (el cual ha sido excluido).

Lo justo sería que el gobierno dominicano a través de su Secretaría de Estado de Cultura invirtiera en este concurso anual al menos 25, 000 dólares (5,000 por cada género) en el monto metálico, si en verdad deseara motivar y premiar  a los escritores residentes en el exterior en los géneros de poesía, cuento, novela, ensayo y teatro.

La anterior propuesta se fundamenta en los beneficios económicos y políticos que los dominicanos en el exterior le brindan al país. Además de los miles de dominicanos residentes en otros países, en los Estados Unidos residen más de un millón de dominicanos. Estos influyen de manera determinante en el plano económico con el  envío millonario de remesas que ha sido por décadas un gran soporte en nuestra economía. Tanto es así, que según el Banco Central de la República Dominicana, el envío de remesas de los dominicanos en el exterior está compitiendo con el turismo como una de las principales fuentes de ingreso de nuestro país. En el plano político nuestra influencia va en incremento con el poder de decisión en el quehacer político nacional que representa el voto del dominicano en el exterior; se espera que al menos 200, 000 personas fuera del lar nativo voten en los próximos comicios electorales.

Un ejemplo bien gráfico de la fuerte participación política en el exterior y sus repercusiones en el presupuesto nacional es el excesivo e innecesario incremento de vicecónsules en el Consulado Dominicano de Nueva York en la presente administración. Los cuales sustentan posiciones que para el partido en el poder son necesarias para cubrir las demandas de empleos políticos, pero que impactan de manera innecesaria y vergonzosa el  presupuesto nacional. Con casi la mitad del sueldo de tan sólo uno de estos vicecónsules del Consulado Dominicano en Nueva York, se podría muy bien invertir en beneficiar a los escritores en el exterior a través del Concurso Letras de Ultramar si en verdad la cultura fuera prioridad en la agenda del presidente Leonel Fernández.

La política de estreñimiento presupuestario respecto a las publicaciones de los autores del exterior no nos sorprende ya que el mismo jefe del comisionado, el Dr. Franklin Gutiérrez nos dijo en una entrevista en octubre del 2004: “Aquí llegaran quizás 100 libros y se podrán publicar uno o dos, porque esa es la realidad”. A juzgar por este concurso, sólo habrá un autor en el exterior que se beneficiará con la publicación de un libro por año.

El proyecto amplio del que tanto nos habló Gutiérrez que sería el  Comisionado Dominicano de Cultura en Estados Unidos en aquella entrevista, en verdad se podría empezar hacer realidad, si en vez de beneficiar a un solo autor por año, se beneficiara al menos a cinco autores, uno por cada una de las cinco diferentes modalidades mencionadas, para así darle la oportunidad a un grupo mayor de escritores de ser publicados dentro la Colección de Ultramar que la Editora Nacional ha creado con el objetivo de  publicar a los escritores en el exterior. A estos sólo se le ha brindado este concurso como único mecanismo para presentar sus trabajos en iguales condiciones en el cual se podrían  beneficiar de una publicación, y que de realizarse de forma transparente,  tal concurso dará lugar a que cualquier escritor dominicano en el exterior tenga la oportunidad de beneficiarse sin amiguismos ni preferencias políticas por parte de quienes dirigen dicha entidad. Por lo tanto, es necesario que este concurso se extienda a los demás géneros literarios de forma simultanea  todos los años.

Cuando lo anterior empiece a suceder entonces será cuando el  Comisionado Dominicano de Cultura en Estados Unidos  y la Secretaría de Estado de Cultura Dominicana demostraran que han empezado a desarrollar una labor respetable en la lucha por una mejor distribución del presupuesto nacional a favor de la Cultura como aseguró que lo haría el Secretario de Estado de Cultura, el Lic. José Rafael Lantigua en tiempos de campaña. Mientras tanto, este concurso como ha sido diseñado actualmente, no se aproxima a ser una panacea en la comunidad de escritores dominicanos en el exterior ya que no aporta una solución justa a las necesidades de publicación y promoción de las obras de dicha comunidad.


Copyright ©  2005 Raquel Virginia Cabrera